El príncipe y el mendigo

El príncipe y el mendigo

¿Puede el destino de dos personas, tan parecidas como dos gotas de agua, ser tan distinto solo por vestir ropajes disímiles? ¿Puede la suerte cambiar tanto la vida si uno está ataviado como un mendigo o como un príncipe?

ISBN: 978-987-178-925-2
Textos de: Mark Twain, adaptación de Claudia Hartfiel .
Ilustraciones de: Guillermo Arce .
64 páginas

Descripción del producto

¿Puede el destino de dos personas, tan parecidas como dos gotas de agua, ser tan distinto solo por vestir ropajes disímiles? ¿Puede la suerte cambiar tanto la vida si uno está ataviado como un mendigo o como un príncipe? Tomás Canty, un chico condenado a la mendicidad por su padre,  y el joven príncipe de Gales son los protagonistas de esta historia. Ambientada en la ciudad de Londres, en el siglo XVI, esta novela de corte histórico, que Mark Twain publicó por primera vez en 1881, refleja la existencia de dos mundos opuestos: el de la corte real y el del barrio de Offal Court, donde habitan los súbditos más pobres de la corona. Sin embargo, lo que empezó como un juego se convertirá en una aventura que cambiará para siempre la vida de estos jóvenes. Incluye la biografía del autor, cronología de sucesos contemporáneos al autor y sus obras, actividades y vocabulario.

 

 

Mark Twain fue el seudónimo del escritor estadounidense Samuel Langhorne Clemens, quien vivió entre 1835 y 1920. Autor entre otras de Las aventuras de Tom Sawyer Las aventuras de Huckleberry Finn, conocidas novelas que ningún chico o chica deja de leer. Consiguió gran éxito como escritor y orador. Su ingenio fue reconocido por colegas y críticos y trabó amistad con artistas, industriales y con personalidades de la realeza europea. Tal vez ellas le inspiraron esta historia de El príncipe y el mendigo que transcurre en Londres durante 1547 en la corte del Rey Enrique VIII. 

Los libros de Mark Twain siguen leyéndose hoy como en los años en que se publicaron. Y su nombre sigue siendo homenajeado por los norteamericanos, a punto de que pusieron el nombre de “2362 Mark Twain” a un asteroide descubierto en 1976 y que su fisonomía se reproduce en varias estampillas postales en su honor.